Investigadores del grupo de Sarcomas del programa Oncobell del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) han probado con éxito una nueva terapia combinada en el tratamiento de este tipo de tumor agresivo, poco frecuente, que afecta a niños y adultos. Los resultados del ensayo clínico, publicados en Targeted Oncology, suponen un éxito en la estrategia de investigación traslacional liderada por el Dr. Òscar Martínez-Tirado, jefe del grupo, en la parte básica, y el Dr. Xavier Garcia del Muro en la parte clínica.
El tratamiento puesto a prueba combina dos estrategias terapéuticas: la gemcitabina, una quimioterapia convencional ya empleada habitualmente en el tratamiento de sarcomas, y sirolimus, un fármaco inmunosupresor dirigido de nueva generación. "La gemcitabina es un tratamiento con un buen grado de tolerancia, lo que lo convierte en un muy buen candidato para terapias combinadas", explica el doctor Xavier Garcia del Muro, autor principal del estudio.
En el estudio, realizado en ocho hospitales españoles y coordinado por ICO-IDIBELL, participaron 28 pacientes. Tras recibir el tratamiento, la tasa de pacientes libres de progresión a los 3 meses - un parámetro habitualmente empleado en este tipo de estudios - era del 44%, lo que confirma la efectividad de esta nueva terapia combinada. "Consideramos que los resultados son positivos y que por lo tanto el tratamiento merece seguir siendo evaluado en estudios posteriores", añade García del Muro.
"También vale la pena destacar el marcado carácter traslacional del estudio; hemos partido del laboratorio para llegar a la clínica", comenta el investigador. Inicialmente, el grupo de investigación en sarcomas del Dr. Martínez-Tirado estudió la efectividad del tratamiento en líneas celulares y modelo animal de ratón, obteniendo resultados muy prometedores. El posterior ensayo clínico de fase I permitió determinar los parámetros de dosificación y seguridad del tratamiento combinado, que se han empleado en el nuevo ensayo para valorar la efectividad del tratamiento en humanos.
Los investigadores del programa Oncobell seguirán trabajando en nuevos ensayos clínicos para continuar explorando esta nueva línea terapéutica con el fin de hacerla llegar a la práctica clínica lo antes posible.