Todas las células del cuerpo humano poseen un núcleo central donde se encuentra el ADN (nuestro material genético), un medio acuoso (citoplasma) donde se producen las proteínas y tienen lugar los procesos metabólicos, y una capa periférica que rodea a toda la célula y le da forma (membrana plasmática). Existe un tráfico continuo de moléculas entre estos tres compartimentos para permitir el buen funcionamiento de la célula.

El reciente descubrimiento del equipo dirigido por Manel Esteller, investigador ICREA en Barcelona, demuestra que este tráfico se interrumpe en las células cancerosas. El grupo de pequeñas moléculas secuestradas por la célula tumoral en su núcleo son los llamados microARNs que no pueden ejercer su actividad normal de inhibir el desarrollo del cáncer.

“Los tumores descritos”, explica Manel Esteller, “presentan una mutación en una proteína denominada Exportina-5, cuya función
en una célula sana es la de hacer de taxista y transportar los microARNs desde el núcleo al citoplasma. Pero en estos cánceres es incapaz de conducirlos fuera del núcleo, por lo que se pierde su capacidad protectora antitumoral”.

“Estos resultados tienen consecuencias para mejorar el conocimiento de las causas del cáncer, pero también para posibles nuevos tratamientos, pues por un lado se descubre una nueva vía alterada en cáncer que se desconocía por completo; y, por otro,
se dispone de una nueva diana molecular, lo que debería estimular la búsqueda de nuevos fármacos que ayuden a mejorar el transporte de moléculas desde el núcleo”. Referencia del artículo
Melo SA, Moutinho C, Ropero S, Calin GA, Rossi S, Spizzo R, Fernandez AF, Davalos V, Villanueva A, Montoya G, Yamamoto H, Schwartz Jr, Esteller M. A Genetic Defect in Exportin-5 Traps Precursor MicroRNAs in the Nucleus of Cancer Cells. Cancer Cell