El riesgo de desarrollar cáncer de mama está en gran parte determinado por la capacidad de las células de reparar daños en su ADN y, a la vez, por la regulación de las "células madre" que dan origen a los tumores. Sin embargo, se desconoce cómo estos dos procesos fundamentales se coregulan.

 

En un estudio reciente, investigadores IDIBELL - ICO del programa ProCURE, Oncobell, en colaboración con investigadores del Princess Margaret Cancer Center (Toronto, Canada), describen el papel del supresor tumoral RNF8 en la regulación de la respuesta a daños en el ADN y el control de las células madre. Los equipos de investigación han demostrado que RNF8 coordina ambos procesos, modulando tanto la respuesta al daño como la activación del receptor NOTCH, que regula los progenitores de las células epiteliales mamarias que pueden llegar a convertirse en tumorales.

 

Por otra parte, el estudio demuestra que tumores con niveles bajos de RNF8 pueden ser tratados efectivamente con la combinación de inhibidores de los receptores NOTCH y PARP. "Esta observación abre la posibilidad de establecer una nueva terapia precisa y eficaz para determinadas pacientes de cáncer de mama", explica el Dr. Miquel Àngel Pujana, jefe del grupo de investigación en cáncer de mama del IDIBELL y autor del estudio.

 

Cada año se producen unos 4500 nuevos casos y 900 muertes por cáncer de mama en Cataluña. El cáncer de mama es, de lejos, el más frecuente en las mujeres, tanto en los países desarrollados como en los países en vías de desarrollo. El Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, que se celebra en todo el mundo cada mes de octubre, contribuye a aumentar la atención y el apoyo prestados a la sensibilización, la detección precoz, el tratamiento y los cuidados paliativos.