Tractivus, la spin-off nacida de la colaboración entre IDIBELL y el Grupo de Ingeniería de Materiales de IQS (GEMAT), consolida su crecimiento y el avance de su tecnología. La compañía, que desarrolla dispositivos médicos implantables que evitan la colonización bacteriana, ha cerrado muy recientemente su segunda ronda de financiación a través de la plataforma de crowdfunding Capital Cell, con la que ha captado alrededor de 431.000 euros. El capital se invertirá en la mejora su producto y en su preparación para iniciar pruebas clínicas.

 

Tractivus trabaja, desde su nacimiento en 2015, en la creación de un sistema de autoprotección, consistente en un recubrimiento, en la superficie de cada dispositivo médico, que evita la adhesión de bacterias y la colonización por estos microorganismos patógenos. Esta ausencia de colonización y de formación de biopelículas aumenta la vida útil del dispositivo, y evita problemas posteriores a la implantación y los consecuentes efectos adversos para el paciente. Además, este hecho conlleva una reducción en los costos de salud directamente relacionados con el tratamiento de problemas derivados de los implantes, como las infecciones y su tratamiento con antibióticos.

 

La solución desarrollada por Tractivus fue bautizada como PHOBOSTechTM. La tecnología, que se ha validado y patentado, ya tiene entre sus productos un stent traqueal y un catéter urinario, que cuentan con propiedades antibacterianas y se adaptan completamente al paciente. La compañía confía en iniciar próximamente las pruebas de validación preclínica y realizar un estudio clínico entre 2021 y 2022, momento en el que prevé abrir una tercera ronda de financiación, que complementará y servirá de puente de esta segunda, y con la que espera captar entre dos y tres millones de euros.

 

Las infecciones de los productos surgidas tras la implantación es un problema que aparece en aproximadamente 3,5 millones de los casos entre Europa y Estados Unidos anualmente, y que significa un sobrecoste anual de 45 billones de dólares, así como una tasa de mortalidad de alrededor de 147.000 personas al año.