logo IDIBELL
Català  |   Castellano  |   English
Buscar
El InstitutoInvestigaciónActualidadActosPlataformasOfertas de trabajoHerramientas
 

Entrevistas

boto imprimir
Fecha: 19/08/2011

Josep Maria Grinyó: ''Los clínicos son quienes dan sentido al IDIBELL''


Josep Maria Grinyó compagina las responsabilidades de jefe de servicio de Nefrología del hospital de Bellvitge, de profesor de la Universidad de Barcelona y de jefe del grupo de investigación Nefrologia y Trasplante Renal del IDIBELL. Está convencido de que la asistencia sanitaria y la investigación deben ir de la mano, y que es necesario acercar los investigadores clínicos y los básicos. Hace muchos años que el doctor Grinyó practica con el ejemplo. Fue uno de los pioneros en nuestro país en hacer investigación experimental en nefrología y ahora ha puesto en marcha una spin off para aplicar los resultados de años de investigación en inmunología del trasplante.

 

¿Qué ha dado lugar a la creación de esta spin-off?

 

Hemos generado un silenciador de una molécula coestimuladora implicada en el rechazo agudo posttransplante, en el síndrome de la isquemia-reperfusión y en la glomerulonefritis autoinmune que nos han dado muy buenos resultados en el laboratorio y en modelos animales. Estos datos tan positivos han dado lugar a esta spin-off, porque creemos que tiene un potencial terapéutico importante. Entre lo que podemos hacer en un instituto de investigación y lo que hace la industria hay un recorrido que incluye el estudio de las dosis, la toxicidad y la prueba de eficacia terapéutica. Esto no lo podemos cubrir desde el ámbito académico. Por esto hemos creado la spin-off. El ámbito académico tiene mucha innovación en las manos y una gran capacidad de generar herramientas terapéuticas, pero desgraciadamente esto acaba quedando parado porque desde la academia sólo podemos llegar a la fase de validación animal. A menudo toda esta capacidad se acaba perdiendo por el camino. Ya nos ha pasado otras veces y en esta ocasión tenemos suficientes herramientas como para hacer que valga la pena intentarlo.

 

¿Cómo se pueden abordar de forma unificada estas tres patologías –el rechazo agudo, el síndrome de la isquemia-reperfusión y la glomerulonefritis autoimmune–, a priori tan diferentes?

 

La respuesta inmune tiene una regulación muy exquisita. Si no fuera así moriríamos de infecciones o de autoinmunidad. Este equilibrio es posible gracias a la coestimulación. La naturaleza busca siempre soluciones eficaces, económicas y redundantes. Esto es lo que pasa con la vía que hemos escogido, que participa tanto en la respuesta aloinmunitaria como en la autoinmunidad, de forma que podemos abordar con la misma estrategia entidades clínicas muy diversas que comparten la misma vía de respuesta. Las tres entidades que tratamos son muy diversas desde el punto de vista patogénico. El síndrome de la isquemia-reperfusión se desencadena a través de la inmunidad innata, el rechazo a través de la aloinmunidad y la glomerulonefritis a través de la inmunidad adaptativa. Pero las tres comparten la misma vía de coestimulación.

 

¿La terapia que está desarrollando se podría aplicar a otros tipos de trasplantes?

 

 

Quizás en el caso del corazón es algo más complicado, porque es un órgano muscular, muy vascularizado, bastante diferente, pero sí que se podría extender a otros modelos de trasplante, como por ejemplo el hepático.

 

¿Qué otras líneas de investigación está llevando a cabo su grupo?

 

 

Tenemos una línea de investigación en nefropatía diabética experimental. Hemos hecho modelos animales de diabetes de tipo uno y dos con los que estudiamos la contribución que puedan tener los factores de crecimiento y las células madre en la reversión del daño de la nefropatía diabética. Otra línea que hemos comenzado hace poco es la terapia en células mesenquimales, a partir de otro modelo animal de rechazo crónico. También tenemos una línea clínica de biomarcadores de la respuesta inmunitaria en trasplante renal, en el marco de un consorcio europeo, a partir del hecho que la evolución de un injerto y el daño renal vienen determinados por este tipo de respuesta contra el donante de manera específica. En el laboratorio también tenemos una línea de investigación en células dendríticas, en inmunidad innata y adaptativa. También hacemos estudios de farmacocinética y farmacogenómica... Las cosas van bastante bien. Siempre hemos querido ser translacionales en las dos direcciones. Del mismo modo que se deben trasladar a la práctica clínica los resultados obtenidos en el laboratorio, la investigación experimental también debe responder preguntas clínicas.

 

¿Los médicos son conscientes de la importancia de esta traslación?

 

Cada vez hay más clínicos preocupados por esto, y la muestra la encontramos en el IDIBELL mismo, sobre todo entre la gente mas joven.

 

¿Hay, pues, buena integración entre la investigación básica y la investigación clínica en el IDIBELL?

 

El IDIBELL tiene una larga tradición en investigación básica, pero en los últimos años han surgido grupos clínicos muy potentes, que aprovechan los conocimientos clínicos para realizar modelos experimentales. Esto nos debe llevar a integrar práctica clínica y la investigación de calidad, que debe ser el objetivo principal de un instituto de investigación sanitaria. Es bueno que los médicos tengan el corazón puesto en la investigación porque acaban siendo los mejores interlocutores con los enfermos. Por eso es importante que el IDIBELL, que se ha dotado de investigadores muy básicos, se acuerde mucho de los clínicos, porque los clínicos son quienes dan sentido a le existencia del IDIBELL. Se debe evitar que el clínico se sienta un apéndice de.

 

¿Cree que la situación económica actual hará que haya médicos que dejen de investigar?

 

Es importante evitar que ante este pesimismo haya clínicos que abandonen la investigación. Esto sería como retroceder veinte años y se tiene que evitar como sea. En nuestro caso, el hospital [de Bellvitge] está mejor posicionado que otros muchos. Tiene un nivel de complejidad muy alto, y está bien preparado para afrontar lo que se nos viene encima. Estamos mejor que muchos centros y por lo tanto no tiene que llegar el pesimismo. Ahora bien, el hospital necesita que lo traten bien.

 

 

“Los trasplantes se encuentran en un momento muy maduro”

 

La Marató de TV3 [la telemaratón de la televisión autonómica catalana] de este año está dedicada a los trasplantes. ¿Cree que esta iniciativa hará que la sociedad sea consciente de la importancia de los trasplantes?

 

Hace unos años ya se dedicó una Marató a los trasplantes y fue muy bien. El trasplante tiene dos componentes. De una parte es una terapia de alto nivel, terciaria. Por lo tanto, supone un compromiso asistencial y un reto de investigación. Por otro lado, tiene un impacto social muy grande. Yo cuando empecé, el 80% de las familias se negaba y el 20% aceptaba la donación de órganos. Hoy esto es a revés. Estamos en un momento muy maduro. Tras tantos años de buena asistencia, ahora necesitamos una buena respuesta en investigación.

 

Pero parece que hay menos donantes.

 

El año pasado bajaron algo, pero los índices de donación se mantienen. El envejecimiento de la población ha hecho que ahora no haya tantos órganos que puedan ser trasplantados.

 

¿Los trasplantes cruzados son una alternativa?

 

Ahora el trasplante cruzado influye poco. Para tener un programa de trasplante cruzado de éxito hace falta tener muchos candidatos que quieran cruzar su donación. En el momento en que haya una masa crítica de parejas que estén dentro del pool del cruce las probabilidades de recibir un órgano aumentarán mucho. Pero también hace falta decir que un programa de trasplante de éxito no se puede basar en el trasplante cruzado; debe ser un complemento a los programas de trasplante de cadáver y de donante vivo.

 

El modelo español de coordinación de trasplantes es una referencia internacional. ¿Este éxito se corresponde con el nivel de nuestra investigación en este ámbito?

 

Cada vez más. Hoy el agujero entre asistencia y investigación se está cerrando. Una vez consolidada la calidad clínica es el momento de expandir la investigación en trasplantes, tanto clínica como experimental. Creo que vamos por el buen camino. Nos hemos pasado veinte años consolidando los programas de trasplante. Ahora estamos en una fase más agradecida; es el momento de aprovecharlo.





Share/Bookmark
 
© 2014 Institut d'Investigació Biomèdica de Bellvitge



Seminarios por paginaData inicial
Seleccionar fecha
TituloData final
Seleccionar fecha
Buscar


Su contraseña está a punto de caducar. Por favor, escriba una nueva contraseña para continuar<br>Recuerde que esta contraseña le permite acceder a todas las aplicaciones web del IDIBELL

Nueva contraseña:
Confirmar nueva contraseña:

Aceptar



Su contraseña está a punto de caducar. Por favor, escriba una nueva contraseña para continuar<br>Recuerde que esta contraseña le permite acceder a todas las aplicaciones web del IDIBELL

Nueva contraseña:
Confirmar nueva contraseña:

Aceptar


Cancelar

Las contraseñas no coinciden
La contraseña ha de tener com a mínimo 6 caracteres
La nueva contraseña no puede contener caracteres especiales
Registro de usuario

Nombre
1º Apellido
2º Apellido
Correo electrónico
Usuario
Contraseña
Idioma


Aceptar


Cancelar




Todavía no ha contestado la encuesta sobre la estrategia en Recursos Humanos de Investigación de IDIBELL. No tardará más de cinco minutos en hacerla. Su opinión es muy importante para mejorar el IDIBELL.

Quiere hacer la encuesta ahora?

No




Aun no ha revisado/completado su información personal.

Desea hacerlo ahora?

No